Palma se transforma en una ciudad 30

Palma se transforma en una ciudad 30 adelantándose al resto del país.

Palma 30 ciudad 30

Palma 30 consolida en nuestra ciudad un modelo de movilidad más sostenible y seguro, donde el vehículo a motor no es el único protagonista de las calles sino que comparte su uso con otros medios de transporte como viandantes, bicicletas y vehículos de movilidad personal (VMP)


Jose Hila, alcalde de Palma: "Es el momento de ser valientes y cambiar el modelo de nuestra ciudad y apostar de forma clara por una movilidad más sostenible. En la Palma 30 tendremos una ciudad más sostenible y más segura para los peatones, con menos ruido y tráfico más calmado."


Un nuevo modelo urbano que tiene como objetivos:

  • Lucha contra el cambio climático reduciendo emisiones.

  • Hacer realidad un modelo de ciudad más amable, en la cual los viandantes ganen espacio y protagonismo frente al coche.

  • Mejorar la convivencia entre diferentes modalidades de transporte para realizar desplazamiento dentro de la ciudad: vehículos, transporte público, vehículos de movilidad personal (patinetes), bicicletas y trayectos a pie.

Esta medida, que se ha implantado recientemente en otras ciudades como Barcelona, Bilbao o Valencia, convirtiendo a nuestra ciudad en una de las pioneras de nuestro país en políticas de movilidad sostenible y consolidando el trabajo realizado durante varios años por los gobiernos socialistas.


La reducción de la contaminación en los espacios urbanos debe ser tratada como un grave problema de salud pública. Se sabe que la exposición diaria a dióxido de nitrógeno (NO2) y hollín (o carbono negro), dos de los contaminantes asociados al tráfico rodado, afectan el desarrollo cognitivo infantil.


Por otra parte, de toda la carga de enfermedad que se atribuye a una mala planificación urbana, el ruido del tráfico representa el 36%, un porcentaje incluso superior al que se atribuye a la contaminación del aire.


Las islas de calor de las ciudades y las altas temperaturas aumentan la mortalidad, sobre todo, por enfermedades cardiovasculares y respiratorias.


Consideramos estos motivos más que suficientes para descarbonizar la movilidad en nuestra ciudad, proponiendo una nueva movilidad basada en el impulso del transporte público, mayores zonas reservadas para peatones, carriles bicis, implantando una alternativa al transporte privado eficaz, segura y accesible.


Además, para los socialistas de Palma, estas decisiones consolidan los compromisos de sostenibilidad y medio ambiente que se fijan en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible aprobado el 2014.