El nuevo eje cívico de Nuredduna conquista a los vecinos de Palma

“Hoy es un gran día, un paso más en la transformación de la ciudad que queremos» para que familias, niños o mayores disfruten de una zona sin tráfico, ruido o molestias”. Jose Hila, Alcalde de Palma.


Vecinos y comerciantes disfrutan desde el primer día del nuevo eje cívico de Palma, donde los niños se divierten en la zona de juegos, los mayores descansan en sus bancos y las familias descubren tranquilamente los comercios de la calle.

 

Éxito de participación de entidades vecinales y ciudadanos en la inauguración del nuevo eje cívico de Nuredduna que vertebra la ciudad, conecta el centro de Palma con el barrio de Pere Garau, un espacio para pasear con tranquilidad, fomentando el comercio de proximidad y dándole un mayor dinamismo a la zona.


El nuevo eje cívico y verde de Nuredduna sigue el ejemplo de otros ejes como el de Blanquerna y Fábrica en los que, pese a la oposición inicial de la derecha, los vecinos y vecinas están contentos con la transformación.


Hoy en día los ejes cívicos y verdes son acciones consolidadas en las pequeñas y grandes ciudades, una tendencia imparable a nivel nacional e internacional ya que son muchas las ventajas que conlleva. No solo mejora la seguridad vial, pues buena parte de los accidentes de viandantes y ciclistas tienen lugar en los núcleos urbanos, sino que aumenta la movilidad peatonal, lo que tiene indudables efectos positivos en la salud de la población.


Asimismo, reduce la contaminación y mejora la calidad de vida de los residentes y transeúntes, con menos ruido ambiental, mejor calidad del aire y más espacio para zonas verdes y para la vida social. Sin olvidar que, con las aceras ensanchadas, los ciudadanos pasean más y acceden más fácilmente a las tiendas, lo que dinamiza el comercio en las nuevas zonas peatonales.


Los y las socialistas de Palma queremos una ciudad abierta e inclusiva que priorice el bienestar de sus habitantes.