El proyecto del eje cívico y verde de Nuredduna ya está en marcha

Se han iniciado las obras del proyecto que tiene como objetivo recuperar ese espacio para los peatones conectando el barrio de Pere Garau con el centro de Palma

Jose Hila, alcalde de Palma: “Nuredunna representa el modelo de ciudad que queremos para Palma, más verde y con más espacio para las personas. Será un nuevo punto de encuentro donde pasear, ir de compras, dinamizará el barrio y la ciudad”.


El eje cívico y verde de la calle Nuredduna está más cerca, ya que las obras llevan unas semanas iniciadas en un proyecto en el que los socialistas de Palma cumplimos con nuestra promesa electoral. El gobierno municipal está comprometido con la transformación de la ciudad y sus barrios y esta acción en Nuredduna ayudará a que el protagonismo del espacio público vuelva a ser de las personas y de formas de movilidad sostenible. Estos proyectos son importantes para vertebrar la ciudad, conectando el centro con los barrios y con espacios para pasear con tranquilidad, fomentando los comercios de proximidad y dándole un mayor dinamismo a la zona.


El nuevo eje cívico y verde de Nuredduna sigue el ejemplo de otros ejes como el de Blanquerna y Fábrica en los que, pese a la oposición inicial de la derecha, los vecinos y vecinas están contentos con la transformación y hoy en día son acciones consolidadas y nadie pone en duda el acierto del impulso de la exalcaldesa Aina Calvo.


Desde el año 2015 en Palma se han ejecutado diferentes acciones de peatonalización como la calle Velázquez, la plaça del Mercat, la plaza del Banc de l’Oli, la calle Borguny y algunas zonas del centro como el entorno de la plaza Santa Eulalia o el Mirador de la Seu. El compromiso socialista va dirigido hacia transformar Palma en un nuevo concepto urbanístico que pretende renaturalizar el espacio urbano y dotar a la ciudad y a sus vecinos de entornos más sostenibles, más verdes y amables.


Además, uno de los aprendizajes de la pandemia de la COVID-19 es que la ciudadanía reclama más espacios públicos y debemos apostar por el concepto de resiliencia urbana y adaptar Palma a una nueva realidad: equilibrar la balanza del protagonismo del coche con los peatones haciendo a las personas las protagonistas de la ciudad. Y estas acciones como el eje de Nuredduna van en línea con las políticas que se impulsan en Europa a favor de ciudades más sostenibles y más saludables.


Las obras del eje cívico de Nuredduna ya están en marcha desde hace unas semanas con el cierre del túnel y su sellado y con las actuaciones en el primer tramo de la calle. El eje cívico Nuredduna contará con más presencia de árboles y plantas con grandes jardineras, convirtiéndose en un espacio para las personas mucho más verde, reduciéndose la isla de calor que provoca el asfalto y hormigón, creando nuevos espacios urbanos y juegos infantiles, conectando el centro con el barrio de Pere Garau, con un sistema de plataforma única, renovándose el alumbrado y creándose una nueva red de pluviales con un sistema de drenaje sostenible.